En la vida, con frecuencia cuando queremos crecer, cambiar, o conseguir algo en la vida, se nos presentan muchos esquemas mentales contradictorios.

 

Podemos desear hacer algo por un lado, pero por el otro estos esquemas mentales, nos hacen creer que si conseguimos aquello que queremos o es importante para nosotros, perderemos algo mejor.  

El resultado puede ser que sentimos que no importa qué escojamos, perderemos algo que es importante para nosotros.

El conflicto sucede en nuestra superficie. Si escogemos un lado, y parece que ese lado ha ganado el otro lado regresará de otra manera a crear más conflicto. La idea es balancear y comprender qué es lo que realmente necesitamos y queremos.

  1. Abrir la visión de lo que realmente quieres.

  2. Reconocer tus cualidades esenciales importantes relacionadas con lo que quieres hacer por ti/para ti. Lo que quieres para ti.

  3. Conectarte con tus fortalezas, méritos y dones, para llegar a lo que quieres.

  4. Tener libertad de los esquemas mentales que interfieren en tus proyectos y lo que quieres para ti.
    (esta parte puede tener + de una sesión, pues es lo + limitante)

  5. Tomar la acción correcta, que sea divertida, eficiente y que te de resultados que quieres y que sean armónicos contigo.

Este es el esqueleto básico del proyecto. Lo vital de este proyecto es la conexión con el corazón, la meditación. Se trata de vivir la vida en dicha, plenitud, y que a la larga valga la pena haber vivido.